Pedro Aznar abrió su intimidad en un show por streaming

Pedro Aznar abrió su intimidad en un show por streaming

Publicado: 31 / 05 /2020

Entre anécdotas, reflexiones personales, cariñosos recuerdos a colegas como Luis Alberto Spinetta, Charly García y Gustavo «Cuchi» Leguizamón; y detalles sobre el origen de muchas de sus composiciones, Pedro Aznar ofreció anoche un distendido show desde su hogar por streaming, con canciones elegidas «a la carta» por las personas que pagaron para acceder a la transmisión en beneficio de la Fundación Sí.

El show reunió las composiciones y las interpretaciones más populares del ex Serú Girán, como las propias «Mientes», «A cada hombre, a cada mujer», «Fotos de Tokio» o «Quebrado»; o las versiones de «A primera vista», «No hay forma de pedir perdón», «Because» o «Barro tal vez», por citar apenas algunas.

Se trató del concierto reprogramado luego de los inconvenientes técnicos que interrumpieron en la sexta canción la presentación del pasado sábado 23, primera fecha prevista para este show.

Sorteados esos inconvenientes, Aznar pudo finalmente brindar su concierto completo, en un clima de total disensión, lo cual quedó de manifiesto en la manera en que el artista abrió su intimidad, no sólo a través de sus interpretaciones, sino también en los largos pasajes que dedicó a contar distintas historias.

Acaso el ir y venir de los gatos por encima de su teclado en medio del show operó, de manera accidental, como una puesta en escena que reforzó ese clima particular que logró a partir de la cercanía, romper con la frialdad de la ausencia de público real.

Tras su ingreso, con una tasa de té en la mano, al plano fijo que mostraba su estudio casero en la transmisión, Aznar remarcó lo «apenados» y «preocupados» que habían quedado con sus asistentes la semana pasada tras la suspensión del concierto por problemas técnicos.

Sin embargo, destacó el «torrente de cariño recibido del público» a través de las redes sociales, lo cual, afirmó, le permitió sentirse «totalmente acompañado».

Luego de advertir que interpretaría «las 20 canciones más votadas» por el público en orden inverso, arremetió al piano con la versión en castellano del tema de The Beach Boys «God only knows», grabado en 1991 con Charly García, en el disco «Tango 4».

Le siguió en el recuerdo el «Cuchi» Leguizamón, primero con una anécdota que incluyó a Leda Valladares, y luego con «Zamba del carnaval», acompañado por el bajo; para empalmar con la propia «Amor de juventud».

Con permanentes cambios entre el piano, distintas guitarras eléctricas y acústicas, y bajos; largos intervalos con comentarios; y preciosistas interpretaciones, Aznar fue hilvanado un repertorio variado en ritmos y sonoridades.

Pero además, el voto del público originó que el repertorio que se fuera sucediendo transitara entre las composiciones propias más destacadas y las interpretaciones más inspiradas de temas de otros autores, un combo que prácticamente no ofreció grandes baches.

Entre lo propio, Aznar mostró sus mejores facetas en «Nocturno suburbano», «Décimas», «Dream of the return», «Tu amor», y las mencionadas «Fotos de Tokio», «Mientes», «A cada hombre, a cada mujer» y, especialmente, en «Quebrado».

Entre las versiones, se alistaron la desgarradora confesión amorosa «Vos sos mi amor», de David Gray; la intensidad de «Deja la vida volar»; de Víctor Jara; la precisión y preciosa recreación, vía loop, de «Because», de The Beatles, grabado en tres pasadas, que combinaron tres tonos de voces, y piano, guitarra eléctrica y bajo, respectivamente.

En este grupo también estuvo la presencia spinetteana con «Barro tal vez» y «Quedándote o yéndote», con recuerdos a su autor; la poderosa «Zamba para olvidar», de Daniel Toro; y dos temas de los que ya se apoderó a esta altura, como son «Ya no hay forma de pedir perdón», de Elton John; y «A primera vista», del brasileño Chico César.

Por supuesto, al recordar su labor en conjunto en «Tango 4», el músico lanzó algunas anécdotas sobre Charly García, a quien en varios pasajes lo mencionó como «un amigo sinverguenza que tengo». En este ítem, las palmas se las llevó la que afirma que el hombre del bigote bicolor propuso empezar «Tu amor» coreando la letra o, porque decía que «todos los hits empiezan así».

Sobre el final, Aznar recordó a los músicos y al personal que suele trabajar con él y dedicó un largo párrafo para saludar y agradecer al público.

Cabe destacar que desde el inicio del aislamiento obligatorio, este artista debe haber sido uno de los músicos que más shows en streaming ofreció desde sus redes oficiales.

Tal como quedó demostrado, esto le dio una gimnasia poco usual en lo visto hasta el momento para manejarse frente a la cámara.

Puede ser que este nuevo formato aún deba resolver algunas cuestiones, como los largos intervalos que ocurren por cambios de instrumentos o afinaciones ante la ausencia de un asistente, o el clima de frialdad que genera la ausencia de público.

En ese plano, la decisión de Aznar de mostrarse sin disfraces, sumado a las perfectas performances musicales, dotó de un calor particular a la esperada velada.

Fuente: telam.com.ar