Movimientos sociales y Estado buscan paliar el efecto económico en los barrios

Movimientos sociales y Estado buscan paliar el efecto económico

Publicado: 05 / 04 /2020

Los movimientos sociales destacaron el trabajo que realizan en articulación con el gobierno nacional, provincial y municipal, y junto a otras organizaciones, como las religiosas, y son optimistas respecto a que con la asistencia del Estado, a través de inyecciones de ingresos y asistencia alimentaria, se pueda hacer frente a los efectos de la pandemia sobre los sectores de mayor vulnerabilidad.

«Esperamos que con la transferencia de ingresos que va directo a los bolsillos de los sectores más vulnerables, a pequeñas obras en los barrios, y con los 8.000 comedores en todo el país se puedan paliar los efectos económicos de la pandemia en los sectores populares», dijo a Télam el subsecretario de Promoción de la Economía Social y el Desarrollo Local, Daniel Menéndez.

El funcionario se refería así a las distintas medidas tomadas por el gobierno nacional para hacer frente a la crisis que generó la pandemia de coronavirus en los sectores más humildes, donde existe mayoría de trabajo informal y changas, lo que los deja en una situación de mayor vulnerabilidad y desprotección ante la imposibilidad de salir a trabajar.

El ex coordinador de la organización Barrios de Pie, alertó sobre la «enorme» demanda de asistencia de parte de «millones de argentinos que sufren la parálisis de toda actividad económica como consecuencia de la pandemia», por lo que» -dijo- ir detrás de las necesidades», por su dimensión, es siempre una realidad.

Menéndez destacó en este contexto la articulación de esfuerzos, generada desde el Ministerio de Desarrollo Social, a través de la creación de comités en los niveles provinciales y municipales, como el de Buenos Aires -enfocado en el área metropolitana, es decir CABA y conurbano-, que se ocupa del área más crítica de la Argentina con 14 millones de habitantes.

Entre otras medidas tomadas por el Ministerio de Desarrollo Social para mitigar el efecto de la crisis generada por la pandemia, se modificó el sistema de distribución de la tarjeta Alimentar para que los fondos de las 400.000 tarjetas que no se habían entregado aún, llegaran a sus beneficiarios a través de la Asignación Universal por Hijo, con un sistema de recarga semanal, además.

Otras medidas que se tomaron fue la entrega de bonos para quienes cobran asignaciones equivalentes a una AUH; dos meses adicionales de gracia, abril y mayo para los créditos de Anses y el bono de $3.000 para perceptores de planes sociales.

El funcionario y ex titular de Barrios de Pie dejó claro que desde el punto de vista sanitario hasta ahora «no hay ningún desborde» gracias a este tipo de medidas y a la «fuerte tarea de prevención cuadra por cuadra» que se realiza para que se cumpla con el aislamiento en los barrios.

En los casos de las zonas más vulnerables, se dispuso que el aislamiento no sea por domicilio sino por barrios, ya que en las viviendas muchas veces viven varias personas, para evitar el hacinamiento.

En el caso de estos barrios humildes, de mayor vulnerabilidad, la campaña #Quedate en casa, cambió por #Quedate en el barrio.

En ese sentido Gildo Onorato, de la UTEP (Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular) expresó su preocupación por «el incremento de la pobreza estructural en los próximos meses», como el problema principal en los sectores populares debido a la caída «absoluta» de la economía de supervivencia, como «la changa», explicó.

En diálogo con esta agencia, Onorato también destacó el trabajo articulado entre los tres niveles del Estado, y con las organizaciones religiosas, y dijo que «el 90% de los integrantes» de su movimiento «trabaja en los barrios más humildes del país», contribuyendo, por ejemplo a la tarea que se realiza en los comedores para sostener la alimentación con «viandas» y alimentos secos y frescos y meriendas para los mas chiquitos».

También, dijo, se trabaja en los «aspectos preventivos, para evitar la propagación del virus, informando desinfectando, y repartiendo elementos de higiene y material audiovisual».

Las viandas y los módulos alimentarios, que son cajas con alimentos, es otra de las medidas lanzada por el ministerio de Desarrollo Social para garantizar la alimentación de quienes concurren a comedores pero también evitar el conglomerado de gente que traería aparejado que todos vayan a comer a esos lugares.

Diego «Capu» Bartolotta, responsable del Consejo de Economía Social y Popular de Avellaneda, aportó un caso concreto, en ese distrito, en el que -explicó- tienen «un buen esquema alimentario y de salud» y «la gente tiene conciencia y se cuida» y, «aunque hay angustia, también hay tranquilidad».

En todos esos barrios se preparan para la llegada del coronavirus, con «refugios y camas» para que la gente que tenga los primeros síntomas puedan ser trasladadas.

Los curas villeros trabajan codo a codo con las organizaciones sociales para la construcción y preparación de estos espacios comunitarios de aislamiento, con personal médico, apuntó.

El trabajo es «contrareloj», resumió Onorato, que destacó que se trabajó y avanzó «muy bien» con los intendentes Mariano Cascallares, de Almirante Brown; Gustavo Menéndez, de Merlo; y Guillermo Montenegro, de Mar del Plata, mientras «se iniciaron conversaciones para articular asistencia en Lanús, con Néstor Grindetti, todos ellos de diferentes espacios políticos.en la capital provincial».

Fuente: telam.com.ar