El arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma ganó el Princesa de Asturias

Publicado: 18 / 05 /2022


El distinguido arquelogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma Foto AFP
El distinguido arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma. Foto: AFP.

 
El arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma, quien como investigador coordinó una de las excavaciones más significativas de las últimas décadas, la del Templo Mayor en la antigua Tenochtitlán, Ciudad de México, fue reconocido con el Princesa de Asturias de Ciencias Sociales por su «rigor intelectual» en el campo de los estudios de Mesoamérica «libre de mitos», según destacó el jurado.

Se trata de una de los expertos más prestigiosos en su disciplina, con una trayectoria que incluye los trabajos realizados en 1978 en pleno centro histórico de la ciudad de México, donde fueron hallados los restos de la ciudad de Tenochtitlán, su recinto sagrado y el Templo Mayor.

Ese gran yacimiento arqueológico había sido encontrado por trabajadores de una empresa de luz que se toparon con una piedra labrada con la diosa azteca Coyolxauhqui.

Los arqueólogos pusieron la lupa allí y la misión arqueológica estuvo a cargo de Matos Moctezuma, quien dirigió las excavaciones y la reconstrucción posterior que se hizo del lugar, lo que aportó una invaluable información sobre la cultura azteca.

Es que allí, en esa ciudad, había funcionado el centro de la vida política y religiosa de esa sociedad. Entre los hallazgos más importantes del Proyecto Templo Mayor están las ampliaciones ese templo, así como también la Casa de las Águilas, el Cuauhxicalco y el monolito de la diosa de la tierra, Tlaltecuhtli.

El resultado de esa extensa y profusa investigación hoy está a la vista: un enorme museo al aire libre y también edificado, donde se reconstruye ese centro desenterrado, cuyas ruinas son un atractivo turístico de la ciudad de México, por las que han pasado más de trece millones de personas desde su apertura en 1987.

Matos Moctezuma

Al recibir el premio, el arqueólogo dijo que el reconocimiento lo «llena de orgullo», al tiempo que aseguró: «Llegan a mi memoria los nombres de mis maestros, que me formaron en el campo de la antropología y, en particular, de la arqueología. Penetrar en el pasado para traerlo al presente ha sido la labor que de manera constante he desempeñado a lo largo de mi vida».

Matos Moctezuma, nacido en 1940, es maestro en Ciencias Antropológicas con especialidad en Arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y la Universidad Nacional Autónoma de México, y miembro honorario del Archeological Institute of America.

Por sus aportes, la Universidad de Harvard lo distinguió con la Medalla Henry B. Nicholson en 2002 y en 2016 estableció una cátedra con su nombre.

El arqueólogo es autor de los libros «El Templo Mayor de los aztecas», «Muerte a filo de obsidiana», «Estudios mexicas» y «La muerte entre los mexicas», entre algunos de los volúmenes de sus investigaciones, donde plasma sus estudios a partir de trabajos de campos en sitios como Comalcalco, Tepeapulco, Bonampak, Cholula, Coacalco y Tlatelolco.

Además del Templo Mayor, entre los proyectos más resonantes de su carrera figuran la investigación integral de la Tula prehispánica, colonial y moderna, que dirigió en la década de los 60, y Teotihuacán, donde excavó la Pirámide del Sol y fundó el Museo de la Cultura Teotihuacana y el Centro de Estudios Teotihuacanos.

El de Ciencias Sociales es el tercero de los ocho Premios Princesa de Asturias. El año pasado, el mismo galardón había sido para el economista indio Amartya Sen, investigador de referencia mundial sobre la pobreza y el desarrollo humano, y el anterior para el turco Dani Rodrik, que indaga en economía política y globalización.





Fuente: TELAM